«Bella del Señor», de Albert Cohen.

Hoy apenas he dormido; un libro me ha desvelado.

Mi novela favorita es La edad de la inocencia, de Edith Warthon, pero hace unas semanas, en una libreria de de Sevilla, di con un viejo ejemplar de Bella del Señor, de Albert Cohen.

Había oído hablar de la obra, y ahora me preguntó cómo no la leí  antes.

Solal, un alto funcionario judío, se enamora de Ariane, esposa de un subordinado. Él es culto, cruel, prepotente y caprichoso. Ella es joven y bella; está hastiada, y describe con ironía el circo social que la rodea.

Su desgarradora historia se desarrolla en Ginebra, en 1936, en pleno auge del antisemitismo alemán. Y el relato principal, de celos, pasión y desesperación, se completa con tramas de unos personajes secundarios retratados con mordacidad.

Este es un libro sobre el amor y sus fases. Del amor que nace, del ansia física del principio, de la sed explosiva; y de su perdida insoportable, de la muerte agónica de una pasion que aruina la vida de los amantes, abocandolos a un tedio atroz.

La crítica compara esta obra con las de Proust, Joyce o Céline.

Albert Cohen fue un autor tardío. A los sesenta años dejo su trabajo como diplomático para dedicarse a la literatura, y publicó este libro a los setenta y tres.

Un apunte más. La ilustración de la portada de esta tercera edición, es de Tamara de Lempicka, máxima representante del Art Déco.

Hasta el 24 de febrero, en el palacio Gaviria de Madrid, se podrá contemplar  una retrospectiva de su obra.

http://www.tamaradelempicka.es

Deja un comentario