ROMPER

Estudié una carrera que no me gustaba, trabajaba en un sitio que aborrecía, llevaba una rutina que me hastiaba. Mi vida había virado a negro y no hallaba fuerzas para seguir.

Imagino que no soy la primera, no seré la última en atravesar esa angustia insoportable del domingo por la noche. Estaba confundiendo CAPACIDAD con GANAS, y hacía lo que se esperaba de mí, pero ¿qué había de mí?

Ese es el germen de «EL CIELO DE TUS DÍAS«, el punto de partida de los personajes.