Me ha impactado «Nunca me abandones», de Kazuo Ishiguro.

La narradora recuerda su infancia en, lo que en apariencia, es un idílico internado inglés. Vigilados por los «custodios», van creciendo aislados del exterior.

El autor sugiere, pero nunca muestra con claridad, y el el aire, en cada escena, flota una idea siniestra: De algún modo, algún día, estos niños creados por una sociedad técnica, se convertirán en «donantes» de otros seres humanos.

El ganador del Nobel nos sumerge en un relato distópico que obliga a reflexionar sobre la muerte, sobre el amor, sobre el destino y la libertad. Nos preguntamos qué nos hace humanos, y cuál es nuestro fin.

«Bella del Señor», de Albert Cohen.

Hoy apenas he dormido; un libro me ha desvelado.

Mi novela favorita es La edad de la inocencia, de Edith Warthon, pero hace unas semanas, en una libreria de de Sevilla, di con un viejo ejemplar de Bella del Señor, de Albert Cohen.

Había oído hablar de la obra, y ahora me preguntó cómo no la leí  antes.

Solal, un alto funcionario judío, se enamora de Ariane, esposa de un subordinado. Él es culto, cruel, prepotente y caprichoso. Ella es joven y bella; está hastiada, y describe con ironía el circo social que la rodea.

Su desgarradora historia se desarrolla en Ginebra, en 1936, en pleno auge del antisemitismo alemán. Y el relato principal, de celos, pasión y desesperación, se completa con tramas de unos personajes secundarios retratados con mordacidad.

Este es un libro sobre el amor y sus fases. Del amor que nace, del ansia física del principio, de la sed explosiva; y de su perdida insoportable, de la muerte agónica de una pasion que aruina la vida de los amantes, abocandolos a un tedio atroz.

La crítica compara esta obra con las de Proust, Joyce o Céline.

Albert Cohen fue un autor tardío. A los sesenta años dejo su trabajo como diplomático para dedicarse a la literatura, y publicó este libro a los setenta y tres.

Un apunte más. La ilustración de la portada de esta tercera edición, es de Tamara de Lempicka, máxima representante del Art Déco.

Hasta el 24 de febrero, en el palacio Gaviria de Madrid, se podrá contemplar  una retrospectiva de su obra.

http://www.tamaradelempicka.es

Leyendo «No madres»

Algunas mujeres no tienen hijos. La maternidad se nos ha presentado como la fuente de plenitud por excelencia, pero la autora penetra en los motivos que nos hacen pensar así, en lo que nos empuja a perseguir «ser madres» como culmen de la realización.

Después de repasar su propia situación personal (su obsesión por convertirse en madre estuvo cerca de hacerle perder todo lo demás), relata sus conversaciones con algunas «no madres» convencidas de su opción, satisfechas y silenciadas durante décadas. Rosa Montero, Soledad Lorenzo, Maribel Verdú, Alaska, Paula Vázquez, Mamen Mendizábal… Y nos muestra un abanico de alternativas, de posibilidades y caminos para lograr la felicidad sin optar por la vía estándar.

Un trabajo documentado, honesto y crítico que se lee de un tirón.

La noche está para vivirla, y para leer a Paul Auster.

A mí me da hambre la noche. Si salgo de noche, asalto la nevera al volver. Da igual la hora que sea, o lo cansada que esté, solo pienso en tortilla de jamón poco cuajada; y en que no amanezca, porque si se hace de día dispongo de un día menos. También leo mucho de noche; me escucho a mí misma mejor, y oigo crujir las páginas, porque yo leo en papel, y lo hago con luz amarilla; la luz blanca machaca el cerebro…

IMG_20181107_205353

Tengo unas tazas preciosas, y solo las uso de noche. No son tazas para el día, son perfectas para las tres de la madrugada, o las cinco, cuando ya hace frío en la calle y no hay un alma; y sales del local abarrotado, plagado de luz y borrachos, y caminas con prisa por esa ciudad que ahora es otra, pensando en tus sábanas blancas, en tus tazas, y el libro de Auster.

La calle la invaden las sombras,  y solo percibes un taconeo en la acera; el tuyo. Se te cruza un gato asustado, y la ciudad no es la misma, como las tazas, que de día pierden lustre, y ni siquiera las miras.

No entiendo a Auster de día, pero de noche me encanta. A la taza se le ha roto un asa, y ni siquiera sé cómo ha sido.

He leído «Cicatriz», de Sara Mesa.

Sara Mesa deslumbra con este retrato opresivo del afán consumista, la soledad y las obsesiones de la sociedad de hoy. Lo hace poniendo el foco en la relación virtual que se establece entre dos desconocidos, en el vínculo que crean mediante un inquietante intercambio de objetos.

La lectura no es amable, ciertos pasajes incomodan, hurgan en nuestros anhelos profundos, pero al mismo tiempo es original, reveladora, y muy profunda.

Sobresaliente.

Releyendo «Open», de André Agassi.

Un chute de adrenalina que arrasa en librerías.

Hay muchos libros de memorias, y luego está Open, que trata sobre la lucha que entraña ser uno mismo, sobre la dificultad de ser hijo, la superación, la desesperación, el miedo y la rabia.

En el capítulo 42 de El cielo de tus días, la Inspectora Herreros lee Open mientras viaja en tren a Bilbao.

FB_IMG_15399608506342472

El protagonista es el tenista André Agassi; a lo largo de su vida conoce la soledad, el amor, el desamparo. Se ve abocado al vacío de un matrimonio fracasado, a la amistad perdida, a las presiones de una familia extraña.

En ocasiones tira la toalla, pero siempre resurge de sus cenizas, porque también hay luz en Open, esa fuerza que nos impulsa a avanzar.

El tenista desnuda su alma. Hijo de un padre estricto, se somete a una disciplina férrea que lo conduce a los primeros puestos de la ATP, pero detesta lo que hace; levantarse de la cama cada día acaba suponiendo una tortura.

Es uno de los mejores libros que puedo recomendar, cargado de sentimientos y razones universales, de pasajes conmovedores para cualquier ser humano, sea cual sea su edad.

«Así se domina el mundo»

«Periodismo es imprimir lo que otros no quieren que se imprima. Todo lo demás, son relaciones públicas». G. Orwell.

Sabiendo que sigo a Pedro Baños, me regalaron este libro, y me lo he bebido como si fuera un tequila.
Dibuja con maestría el abanico de actores del panorama mundial; y analizado bajo el prisma de la psicología, esboza un retrato certero del comportamiento humano en distintos escenarios.

El peso de la economía, de los recursos energéticos, de la situación geoestratégica. Las alianzas efímeras o duraderas, la manipulación y la desinformación a que nos someten.

La dinámica de la política exterior es análoga a la de cualquier organización: una empresa, una familia, una escuela…
Propaganda, pensamiento único y postverdad.
Fascinante, revelador y ambicioso.

Leyendo «Intrusión», de Tana French

No leo mucha novela policíaca, pero me fascinan las tramas de esta autora irlandesa que conjuga intriga y crítica social.

De sus trabajos, me quedaría con No hay lugar seguro. Pero su nuevo libro, Intrusión, ya me ha enganchado sin remedio.

IMG_20181018_140910

Los personajes son oscuros, profundos, ocultan secretos, y se mueven en el ambiente asfixiante de un Dublín opresivo, de los fríos barrios residenciales de una clase media empobrecida.

Un par de policías novatos investiga el caso de una mujer que aparece asesinada en su casa, impecablemente arreglada y con cena para dos en la mesa.

Lo que parece un asunto de violencia de género se va complicando por momentos. Un ser vil, de mente retorcida, observa los movimientos de la Policía muy cerca del lugar del crimen.

Giros imprevistos y reflexiones, cuentas pendientes y relaciones de dudoso fin. Tana French es sin duda una gran autora.

Historia de una foto

Durante un viaje a Roma tomé una fotografía junto a una fuente en el Vaticano.

A mi agente, Justyna, le pareció buena idea que la imagen de mi mano bajo el agua, junto al dragón de piedra, me representara.

Pero en Italia no rige la libertad de panorama, y tuve que pedir permiso a los propietarios del edificio en que se halla la fuente.

Me gustaría agradecerle a Leonardo Visconti di Modrone, Governador General de la Orden de los Caballeros del Santo Sepulcro de Jerusalen, el permiso para emplear la foto como imagen de mi persona.

Si queréis ver la Fontana di Borgo Bechio, del siglo XVII y autoría desconocida solo tenéis que acercaros al Palazzo Della Rovere, en la ciudad del Vaticano. La fuente muestra los símbolos de los Borghese, el águila y él dragón, y se diseñó durante el mandato de Paolo V Borghese

http://www.ilsuonodellefontanediroma.com/scheda.php?fontana=Conciliazione.%20Fontana%20del%20Borgo%20Vecchio@Via%20della%20Conciliazione

Página de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalen

http://www.oessh.va/content/ordineequestresantosepolcro/es.html

Leyendo «Sapiens»

Estoy leyendo Sapiens, de animales a dioses, de Yuval Noah Harari.

IMG_20180922_135118

El autor realiza un recorrido por  a la historia de la Humanidad, y hace hincapié en los hitos que convirtieron al hombre en el único animal que manipula la naturaleza, que cree en dioses y mitos, que trabaja de forma cooperativa y crea herramientas inmateriales como el dinero, las leyes o las religiones.

La aparición del lenguaje como herramienta de manejo de lo abstracto, el surgimiento de la agricultura, y la revolución científica son los tres momentos cumbre de la historia del hombre.

img-20180923-wa0001.jpg

Una obra transgresora, arriesgada, adictiva y documentada que nos obliga a reflexionar sobre nuestro papel en el mundo.